martes, 1 de noviembre de 2011

Monólogo del Silencio

Cerrá los ojos. Callate. Callate y escuchá...
¿Escuchás? Que raro suena.
¿Te parece música? A mi sí. Música rara, como del más allá.
Bueno, no sé cuanto, pero de más allá, eso seguro.
No me trates de loca. Y si estoy loca qué? Vos escuchá.
Algo tenés que sentir. No hay silencio.
Haceme caso. Probá.
Dejá de quejarte, y escuchá que te vas a sorprender.
No hagas trampa, tenés que cerrarlos, sino no tiene gracia.
¿Lo sentís? Sí, esos... esos son mis latidos. Tus latidos también se escuchan.
Es todo tan diferente, vos sos diferente.
Sentimos lo mismo... y no necesitamos vernos, ni hablarnos. Sólo suspiros.
Sentimos...
Ya podés abrirlos. Yo tampoco quiero. Quedémonos así un rato más.
O para siempre, total nadie nos apura. PP