sábado, 24 de noviembre de 2012

Mentimos


Sos la carne de la injusticia.
Del mundo retrocediendo.
Del cielo envuelto en infierno.
Separemos la piel.
Olvidemos los intentos.
No es la ausencia lo que enciende.
Es el perfume que me asfixia.
Quebrados en un instante,
olvidamos la reflexión.
Olvidamos los modales.
No aprendimos la lección.
¿Qué hay de aquellas palabras de las que con orgullo nos apropiamos?
Las convertimos en mentiras,
en farsas al fin perdidas.
Desarmaste cada una de las trenzas de mi pelo.
Las oliste, las besaste.
Y caímos en la agonía,
de la invención que no es invención.
Del disfraz que no es disfraz.
Y vimos cosas distintas esa tarde a la distancia.
Pero al fin y al cabo era solo horizonte.
Sin saber dónde empezaba el tuyo.
Sin entender dónde terminaba el mío.
¿No notaste en mi mirada cuan perdida estaba?

-PPA

lunes, 12 de noviembre de 2012

Te pensé en la madrugada


Todavía no consigo dormirme.
Definitivamente encontré el límite.
Justo cuando creí que era lo peor, respiré profundo.
Una ráfaga me devolvió la alegría.
Simplemente tuvimos un mal día.
La energía en mi cabeza se transforma en una explosión.
Me consumiste.
Me desgastaste.
Y te reíste.
Le digo no a las hojas en blanco.
Me veo bien, cambio el semblante.
Tuve mucho, demasiado.
Me dejaste frívola.
Me llené de cristales de colores.
Me volví irrompible.
Encontré una caja vacía.
La llené de ternura y la volví a vaciar.
Quiero arreglarme otra vez.
Fuera de tu arrogancia.
Fuera de tus quimeras.
No es venganza, amor.
Es lo que pasa y va a pasar.
Mis ojos arden, arden cada vez más.
Te sufrí.
Me dejo ir.
Se puso de moda tu cara.
Me hace bien el sol.
Soy la ridícula de la historia.
Soy feliz con tan poco.
Me llevé a otro y te dolió.
Fue interesante.
Pagaste por todo.
Empecemos otra vez para nunca terminar.
Voy a respirar y respirar y respirar.
Fue suficiente para los dos.
Te dejo ir.
Mañana quién sabe.
Necesito dormir.

-PPA