domingo, 25 de diciembre de 2016

Amamos

Cuando abro los ojos y siento que el alma me pesa muy adentro,
y el mundo se me presenta en una única forma y no encajo,
y las luces se apagan sin pedir permiso,
y el silencio me explota en la cabeza,
cuando me exijo un amor a cambio de daño,
y me deterioro,
y desaparece mi esencia,
cuando me prometo reír y no lo consigo,
y sufro,
y niego mi naturaleza,
cuando no quiero más nada,
ni a nadie,
y se me agota el amor,
cuando me canso,
cómo me canso,
y lloro,
ellos,
solo ellos,
sin explicación,
sin razonamiento,
solo ellos,
sin golpes,
sin preguntas,
ellos,
hacen que mis pies vuelen.

Tengo la idea refinada de que hasta que no amamos, no nos vamos.

domingo, 23 de octubre de 2016

26

26.
Las veces que usaron “rara” para hablar de mí.  Me ofendí las primeras 6.
Todavía paso la mitad de mis respiraciones ensimismada.
No quiero estar ausente.
Cada día estoy más cerca de mí a los 8.
Aprendí a usar y sentir la palabra “resiliencia”.
1 vez me corté el pelo por despecho.
Me enamoré de mi fragilidad.
Fénix. Mariposa. Cambio de piel.
Ya no siento el “sos demasiado sensible”.  Ahora escucho el “tu sensibilidad es hermosa”.
Aún escondo cosas, como cuando metía abajo de mi guardapolvo cualquier cosa para llevar al jardín.
Entendí que no soy igual a nadie. A NADIE.
Pueden haberme prestado los ojos, pero no la mirada. La boca se parece a otra, pero las palabras son todas todas mías.
Siento que recién me conozco.
Elijo el camino difícil.
Me merezco.
Me di cuenta de que mi corazón no se rompe más fuerte que otros, simplemente yo lo escucho con más fuerza.
Somos luz y oscuridad. Todos y cada uno de nosotros. Y oscuridad no es maldad.
Me animé. Muchas veces me animé.
Quise, me quisieron, no quise y no me quisieron. A veces quise sin querer, como ahora. Otras lastimé sin querer, por no querer a quien me quería.
Soy. Soy y me transformo para ser.
Hace mucho escribí: “No soy ni un cuarto de las curvas que tu alma busca”. Lo escribí por miedo a enfrentar las 26 millones de curvas que tiene la mía. Son cada día más hermosas.
Un millón de curvas por año,

y recién son 26.

-ppa

martes, 30 de agosto de 2016

Si te vas del todo

Siempre que me busques, siempre.
Siempre que me pares, siempre.
Siempre que me ames, siempre.
Siempre que me abraces, siempre.
Siempre que me llores, siempre.
Siempre que me sientas, siempre.
Siempre que me beses, siempre.
Siempre que me huelas, siempre.
Siempre que me atravieses, siempre.

Para manos frías como las tuyas.
Para almas sensibles como la mía.
No permitas que desaparezca,
no permitas que desnude mi vida.

Te regalo un descanso en mi almohada,
una siesta vestida de dudas.
Te regalo un amor quizás inútil,
y en mi cielo las palabras más puras.

No me dejes heridas de por vida,
ya no quiero el dolor de la razón,
solo te pido que antes de irte del todo, 
me llenes de odio y me rompas el corazón.

                                         -ppa

miércoles, 27 de julio de 2016

Así es

No quiero que suene forzado pero,
de una u otra manera,
sin quererte o queriéndote del todo,
quiero que adviertas
que te dedico el café de cada una de mis mañanas,
incluso el de las que simulan haber olvidado tu olor,
que  te escondo entre la música que habla mal de vos,
porque me recuerda que hay palabras que debí haber escupido,
que te abrazo, que  te baño conmigo,
porque simplemente te necesito.
A veces te aplasto y te tiro contra la pared,
rezándole a no sé qué fuerza para que te rompas.
Te provoco y te miro a los ojos,
para que no confundas mis lágrimas de desamor con tristeza.
Te guardo por el solo hecho de guardarte,
y es como si el viento de verano se escondiera en mis costillas.
Te saco a pasear sin ataduras,
con la intención de que el sol te evapore.
Una vez soñé, con vos al lado,
que te escapabas escondido en una ráfaga tormentosa.
Si realmente vas a ser un fénix y no te sirvo, yo prometo dejarte.

Te pareces tanto a lo que nunca quise, que ya no sé cómo soltarte.

-PPA

martes, 21 de junio de 2016

Pacto

Quiero romper este pacto.

Si tan difícil va a ser que nos entendamos,
y se enciendan las luces
de lo que sea que hayan dejado otros
en el  lugar que ocupaba nuestro corazón.
Porque sin vos siento que me aplasto,
que vuelvo atrás,
que me enojo conmigo.
Lloro sin parar,
hasta que negocio con mi cabeza olvidarte.
Quererte.
Odiarte.
Y llamarte una vez más.

Quiero romper este pacto.

Antes de volverme loca.
No quiero más negociación.
Quiero amor del que no se mide,
de ese que tienen todos menos yo.
El tira y afloje me está matando.
La presencia y ausencia,
la traición que no es traición.
Porque no es,
simplemente no es.
Porque no somos.
Porque nada viene después.
Tan frágiles parecemos que me quedo sin aliento.

Quiero romper este pacto.

Y que los silencios cobren sentido.
Calma necesito en mi descontrol,
al lado tuyo y sin vos.
Te juro que yo me animo.
Para que mi piel nunca más pida permiso,
y mi alma sea.

Quiero romper este pacto.

Porque cada rayo de sol me recuerda,
que es ternura lo que encontramos ahora.
Y cuando se apague,
y te vayas de mi vida,
voy a tener que empezar de nuevo,
otra vez.


Quiero que rompas este pacto.

                                                           -PPA

martes, 14 de junio de 2016

Martes

Tengo un amor congelado en el corazón,
que cada día pesa menos.
Una idea loca y sin razón,
de vivir lo que queda sin frenos.

Te transformé en recuerdos de café,
y ya no intento volver a la de antes,
por eso le permito jugar entre mi piel y el sol.
Mi alma se hace más pesada los martes.

Deduzcamos que a él le pido lo mismo:
que lo nuevo sea un continuo adiós.
Tan difícil soltar constantemente,
tan genuino discutir con vos.
De lo que es justo,
de lo doloroso,
de lo dulce de la infancia,
de los sueños aplacados,
de los pasajes vencidos,
del pelo enredado,
de extrañar,
de mentir,
de tu forma de vivir,
de la cuadra que caminamos juntos,
(la cuadra más linda que conocí en mi vida)
de las cosas que no hicimos.
Tantas cosas que no hicimos.

Estúpido es pensar que las hojas no cambiaron.
Te ví, sé que dejaste de amar como un loco.
Tengo un amor congelado en el corazón,
que se va derritiendo de a poco.

                                                                 -PPA




domingo, 21 de febrero de 2016

Mariposa

Me dicen “mariposa”.
Cada vez que me compararon con una mariposa preferí  atenerme a interpretarlo como un cliché.
A todos nos deben haber dicho eso alguna vez, incluso, sin saber por qué. 

La mayor parte de mi vida, en el afán de buscarme defectos, decidí tomarlo en mi contra.

¿Qué verán en mí? ¿Fragilidad? O aún peor…¿debilidad? Será que viéndome a la distancia me veo como adorno de comedor. Hubiese preferido sentirme una leona, una guerrera, cualquier ser viviente que, como mínimo, pueda defenderse ante una corriente de aire. Cualquier ente que tuviese aunque sea una herramienta de defensa, algo. Pero no, siempre la superficial mariposa.

La última vez que me lo dijeron se me ocurrió preguntar por qué. No hubo respuesta. Unas semanas después le rompían el corazón a la mariposa. Fue una mala temporada para intentar volar.

¿Por qué no darle una oportunidad, no? Viene del capullito ese que vos conocés muy bien, casi de memoria, y del que un día te animaste a salir, ¿te suena? Sabes que se defiende muy bien, la mariposa. A veces podes encontrar en ella a alguien que extrañas o, simplemente, podes verla un rato largo sin espantarla, porque le gusta que la vean. Lo disfruta. Pero, ¿te digo algo?, acercate. Incluso cuando parezca que se va a ir volando, acercate un poquito más. Pueden ser hermosas a la distancia, pero hay que intentar ver más allá para entenderlas.


Me dicen “mariposa”.


-ppa