martes, 28 de febrero de 2017

Libertad o rescate

A decir verdad,
somos algo inexistente,
un pedazo de deseo podrido,
una desnuda herida en mi mente.

Tengo claro en cada espacio de mi piel
que ni siquiera lo intestaste.
Alguien se muere por saber
todas las cosas que no me preguntaste.

Lo único que disfruté de nosotros,
con los minutos de amor que me dejabas,
fue superar cada vez que te ibas,
el terrible sufrimiento que me causabas.

Me obligué a regar flores de plástico,
de las que hacen que el amor no crezca.
Me siento cínica conmigo misma,
siempre quise que este amor perezca.

Tengo pánico al duelo.
Solo una cosa te pido:
podemos ir más lejos,
si me soltás y te olvido.

El silencio habla por vos,
el extremo miedo a la nada.
Como mi peor nube te confieso,
que de la lluvia sí que estoy enamorada.

Luz, merezco otra existencia.
Color, vivir un amor pleno.
Que entiendas de transformación,

y que no sos libre, sos ajeno. 

                                          PPA